En los últimos años Marruecos ha vivido una autentica revolución de las Cooperativas Femeninas que comercializan productos naturales y productos artesanales autóctonos de cada zona: el aceite de argán, las rosas, el aceite de Nopal, alfombras artesanales...

Las mujeres han tomado un papel principal dentro de estas asociaciones, mujeres que han visto en estos productos la oportunidad de un trabajo digno y remunerado, convirtiéndose en la principal fuente de ingresos de sus hogares. 

 

Nuestra empresa trabaja activamente con varias de estas cooperativas, comercializando con parte de estos productos y distribuyendo los a toda Europa. Creemos firmemente que la base de la mejora de calidad de vida de estas zonas pasa por este tipo de proyectos, no creemos en limosnas sino en oportunidades. Estas cooperativas además de asegurar un un estatus social y económico digno para la mujer bereber, cuentan

 

con otro objetivo fundamental: la conservación de los bosques de argán, lo cuales a su vez están protegidos por la UNESCO.

 

Otro de nuestro objetivos es suministrar un producto biológico y de calidad, y estamos seguros que el mundo de la cosmética se encamina cada vez mas hacia lo natural. Porque realmente desconocemos los efectos de muchos de los elementos químicos que componen los productos que nos aplicamos, tanto sobre nuestro cuerpo comos sobre el medio ambiente.